Prefontaine, un rockstar del atletismo

pre-black-and-white

Steve Prefontaine

Steve Prefontaine o simplemente Pre, la historia de un rebelde que marcó un cambio en la historia del atletismo .

 

Este 26 y 27 de mayo en  Oregon, Estados Unidos se realizará una nueva fecha de la Diamond League, la tercera fecha de 14 de los meeting más importantes del atletismo. El evento se realizará en la pista Hayward Field de Eugene, la capital de las pistas del país del norte, y para muchos uno de los lugares más emblemáticos del atletismo en el mundo. En Eugene en los años 70, comenzó el auge de las carreras de fondo, pero no fue por arte de magia. Tuvo un hombre que cambió todo.

Steve Prefontaine nació el 25 de enero de 1951 en Coos Bay, Oregon, y se especializó en las carreras de fondo, desde los 1500m a los 10.000m. Prefontaine o simplemente Pre, no se caracterizó por lucir una buena técnica de carrera ni por tener un cuerpo característico de atleta de elite, sino que destacó su temperamento, su carisma y su estilo agresivo a la hora de enfrentar cada competencia.

Tenía el look de un rockstar; pelo largo, bigote, le gustaba la fiesta tanto como correr y representaba los valores contestatarios de la época, como oponerse a la guerra de Vietnam  y oponerse  a muchos otros valores establecidos por una sociedad conservadora. Amaba la libertad. Su familia, era de un pueblo en las afueras de Oregon y acompañaba en los trabajo de carpintería a su padre.

Destacó corriendo desde la secundaria o enseñanza media, y una vez que salió del colegió entro a la Universidad de Oregon, donde fue reclutado por el famoso entrenador Bill Bowerman, quién más tarde crearía la marca de zapatillas Nike.

Steve Prefontaine y Billy Bowerman

Steve Prefontaine y Billy Bowerman

Con toda esta caracterización nos suena a historia conocida. El típico perfil hollywoodense del joven héroe, que vence todas sus carencias tanto económicas como emocionales y que se enfrenta cualquier obstáculo para obtener el éxito soñado y dejar el mundo a sus pies. Y algo así ocurrió.

En su años universitarios  Pre consiguió siete títulos universitarios, cuatro en los 5.000m (1970, 1971, 1972 y 1973) y tres en cross country (1970, 1971, 1973). Dos campeonatos nacionales en los 5.000m (1971 y 1973) y fue medallista de oro en los 5.000m en los Juegos Panamericanos de Cali.

Rompió 15 récords nacionales entre los 2.000m y 10.000m  y tuvo las mejores marcas de su generación, llevándole a competir con tan solo 21 años a los Juegos Olímpicos de Múnich en 1972.

En Alemania pese a ser el más joven en su prueba, demostró todo su ímpetu y salió a ganar la carrera. Rebelde a mantener una estrategia de carrera, Pre hizo lo que acostumbraba, fue al frente y mantuvo su ataque, ubicándose en primer lugar hasta casi el final de la prueba. No fue suficiente, ya que el finlandés Lasse Virén lo superó, y junto a él, también lo vencieron el tunecino Mohammed Gammoudi y el británico Ian Stewart, que le arrebató la medalla de bronce en los últimos quince metros. Un cuarto puesto que para el estadounidense fue una derrota de vida, ya que estuvo 6 meses replanteándose si volver a correr era lo mejor.

Prefonataine Munich 1972

Liderando el pelotón en Múnich 1972

 

Ya de vuelta Steve era carta segura para ir ganar el oro en los próximos olímpicos de Montreal  en 1976. Y el rebelde estaba motivado. Mejoró su récord en los 5.000 en Helsinki en 1974 (13:21.87s) y lideró como atleta las protestas contra la  “Amateur Athletic Union” (AAU), ya que en esos años para competir en los Juegos Olímpicos, los deportistas tenían que ser amateur, y esta organización exigía que los atletas que quisieran conservar su rango amateur e ir a los Juegos Olímpicos, no podían cobrar dinero por participar en competiciones atléticas. Esta normativa privó a muchos atletas de ganar mucho dinero y además hacia más difícil la completa disponibilidad para entrenar.

El 29 de mayo de 1975 Pre corrió su última carrera, y tras las celebraciones de esa noche en su querido Oregon, ya de vuelta a casa tras dejar a un compañero, volcó su auto deportivo tras chocar contra unas rocas. Quedó aplastado a la altura del pecho y no pudo seguir respirando, dejándonos con la duda de cuantas más líneas se escribirían en su brillante carrera.

Una muerte inesperada que conmovió a todo Estados Unidos, y que dejó una historia que se ha ido transmitiendo al resto del mundo como motivo de inspiración para la comunidad de corredores, tanto aficionados como profesionales, y que puso los ojos del mundo en las pruebas de fondo, aumentando desde su partida, exponencialmente la práctica del running.

pre

“Pre”

A tal punto llegó la herencia de Prefonataine que la Organización de Pista y Campo de Estados Unidos decidió recordarlo con una competencia que lleva su nombre. Desde 1975 se celebra cada año el Prefontaine Classic y este año nuevamente está enmarcado dentro de las fechas de la Diamond League. En la misma pista donde empezó todo, en la misma pista donde Prefontaine, pese a todas sus limitantes, dejó todo: “Mucha gente corre una carrera para ver quién es el más rápido. Yo corro para ver quién tiene más agallas, quién puede castigarse a sí mismo en un ritmo exhaustivo, y al final, castigarse aún más”.

 

Sus Mejores marcas:

1.500 metros – 3:38.1 (Helsinki, 28 Junio 1973)

1 milla – 3:54.6 (Eugene, 20 Junio 1973)

2.000 metros – 5:01.4 (Coos Bay, 9 Mayo 1975)

3.000 metros – 7:42.6 (Milán, 2 Jul 1974)

5.000 metros – 13:21.87 (Helsinki, 26 Jun 1974)

10.000 metros – 27:43.6 (Eugene, 27 Abr 1974)

Por Eleazar Molina G.

.

 

 

 

 

También te podría gustar...